“… QUEDAS LIBRE DE TU ENFERMEDAD”


LUCAS 13:10-17 (Reflexión del Rev. Nelson Celis)

Texto:

10 Un día de reposo, Jesús estaba enseñando en una sinagoga, 11 y allí estaba una mujer que hacía ya dieciocho años sufría de un espíritu de enfermedad. Andaba encorvada, y de ninguna manera podía enderezarse. 12 Cuando Jesús la vio, la llamó y le dijo: «Mujer, quedas libre de tu enfermedad.» 13 Y en el mismo instante en que Jesús puso las manos sobre ella, la mujer se enderezó y comenzó a glorificar a Dios.14 Pero el jefe de la sinagoga se enojó porque Jesús la había sanado en el día de reposo, así que le dijo a la gente: «Hay seis días en los que se puede trabajar. Para ser sanados, vengan en esos días; pero no en el día de reposo.» 15 Entonces el Señor le dijo: «Hipócrita, ¿acaso cualquiera de ustedes no desata su buey, o su asno, del pesebre y lo lleva a beber, aun cuando sea día de reposo? 16 Y a esta hija de Abrahán, que Satanás había tenido atada durante dieciocho años, ¿no se le habría de liberar, aunque hoy sea día de reposo?» 17 Ante estos razonamientos de Jesús, todos sus adversarios quedaron avergonzados, pero todo el pueblo se alegraba de las muchas maravillas que él realizaba.

Detalles a resaltar:

– Día de reposo (equivale a sábado)

– La escena ocurre en una sinagoga

– mujer encorvada hace 18 años

– Jesús estaba enseñando

– Jesús “vio”, “llamó”, habló liberándola de la enfermedad, “puso las manos sobre” la mujer

– Mujer se enderezó, comenzó a glorificar a Dios

– Jefe de la sinagoga se enojó, reprochó a la gente

-Jesús responde al jefe con fuerza

– Adversarios de quedaron avergonzados

– El pueblo se alegraba de las maravillas que Jesús realizaba

Reflexión:

Muchas situaciones vivimos como personas, en las que se confrontan nuestra fe en Cristo el Señor y la realidad que nos circunda.  No todo lo que vemos y oímos es esperanzador; no todo lo que acontece en nuestra historia es justamente lo que esperamos. Mas aún en medio de aquello que nos desconcierta, de las realidades que desbordan nuestra capacidad de respuesta, de nuestras mismas necesidades no resueltas, se presenta siempre la posibilidad de que Dios nos sorprenda con su mirada puesta en nosotros, su voz llamándonos y sus manos prestas para sanarnos de nuestros males y liberarnos de nuestras cargas.  No importa cuánto tiempo hace que “cargamos” con nuestros vacíos, o si atravesamos una etapa de nuestra vida en la que las circunstancias no parecen beneficiarnos; no importa si lo que enfrentamos, ante los ojos de los otros o incluso los propios, no tiene resolución:  El Señor está ahí, presente, activo, presto para ver nuestra realidad y actuar, como nos lo recuerda el salmista (Salmo 103:3-6): El Señor perdona todas nuestras maldades, y sana todas nuestras dolencias, nos rescata de la muerte, y nos colma de favores y de su misericordia, nos sacia con los mejores alimentos
para que renovemos nuestras fuerzas, como el águila; Él imparte justicia y defiende
a todos los que sufren por la violencia
.

La historia de la mujer narrada en el Evangelio de Lucas, nos pone frente a la cruda realidad de quien ha perdido del horizonte de su proyecto de vida, la esperanza de ser parte e integrarse plenamente a la sociedad.  Además de la triste realidad de padecer a causa de una condición que día a día le reduce más, la mujer de la historia ha perdido la esperanza de recuperarse, pues son ya 18 años desde que vive de este modo y nada parece cambiar en sentido favorable; de hecho, ni siquiera pide al Maestro, al único que puede ayudarla, que lo haga.  Encorvada en su propia miseria, reducida ante la mirada de la sociedad, acostumbrada ya a no tener otro horizonte que sus propios pies y el suelo que pisan, ¿que podría desear o soñar esta mujer diferente a su sanidad?, sin embargo, nada hay que, después de 18 años de vivir así, le lleve a pensar que todo podría ser diferente.  No es que no sueñe, no es que no trace planes para el futuro, no es que no crea en la posibilidad de vivir mejor, pero su historia y la carga de las últimas dos décadas le han robado el brillo de sus ojos y le han convencido de que para ella no habrá posibilidad de ver de nuevo hacia el frente, de mirarse fijamente al espejo, de encontrar su mirada con otros ojos que le transmitan amor.  Ella camina por la vida, en el ahora, en el paso que está por dar, cargada de su pasado, encorvada por la curiosa mirada de quienes caminan a su lado pero que no le pueden ayudar a incorporarse, a asumir una posición más digna.

La historia de la mujer encorvada, es la historia de muchos en nuestra sociedad, el relato de un sinfín de encorvados, por los señalamientos, reducidos por los prejuicios de que son víctimas, aplastados por el rechazo de quienes les ven como diferentes, quienes les juzgan por la condición que viven, pero no se atreven a acercarse para verlos a los ojos y comprender su historia.  Cada vez más encorvados, incapaces de ver a los otros, desposeídos de su dignidad, encerrados en su limitado universo, con la carga interior de estar en medio de otras personas, que los consideran un estorbo.  Hace falta quien les lleve a levantar el rostro, quien les acoja aunque no les pueda sanar, quien les reconozca como semejantes con amor y sin prejuicio.

El Señor a través del profeta Isaías (58:9b-10) dice: Si quitas de tu medio el yugo, el dedo amenazador, y el lenguaje hueco; y si compartes tu pan con el hambriento y satisfaces el hambre de los afligidos, entonces tu luz brillará entre las tinieblas, y la oscuridad que te rodea será como el mediodía; advirtiéndonos así que, frente a los miles de “encorvados” estamos en medio de una oscuridad intensa que sólo será disipada cuando quitemos los prejuicios que nos atan, dejemos de señalar y juzgar y nos hagamos ofrenda y comunión para quien se encuentra afligido.  ¿Piensa cuántas personas se han cruzado últimamente en tu camino a quienes por su condición has rechazado o incluso invisibilizado para no comprometerte con su historia? ¿qué cosas te llevan a ti mismo/a a estar encorvado/a y perder el horizonte de tus sueños, de tu vida?

El relato del Evangelio, que nos hace ver a la mujer en su desgracia, nos pone también en escena su única posibilidad de transformación, su única oportunidad de salvación, que es también la nuestra: un Dios que nos ve, nos llama y nos libera de nuestra carga con su toque amoroso.  Pero entre Él y la mujer encorvada, entre Él y nosotros, está también la mirada desenfocada de otros que nos consideran inoportunos, quienes no ven el milagro que Dios está obrando, sino la transgresión a lo establecido, la prevalencia de la ley y el yugo, frente a la compasión.  Personas que fácilmente juzgan porque no logran entender la condición del otro, ni la acción de quien si le ha reconocido y busca redignificarlo. Cabe aquí recordar la dura reacción de Jesús, ante personas como estas: Pero ¡ay de ustedes, escribas y fariseos, hipócritas! Porque le niegan a la gente la entrada al reino de los cielos, y ni ustedes entran, ni tampoco dejan entrar a los que quieren hacerlo (Mt 23:13).

Recientes acontecimientos en nuestra patria, nos ponen de manifiesto cómo estorban para la edificación del Reino entre nosotros, quienes alzan el dedo para juzgar -sin que tengan autoridad para hacerlo-, emiten sentencias y hasta acuden a las Sagradas Escrituras para impedir la gracia a otros, gracia que sólo el Señor tiene potestad de conferir y que da sin distinción; personas que no tienen reparo en excluir y estigmatizar a los diversos “encorvados” de la sociedad, pero que nunca han tenido el coraje de mirarles a los ojos y descubrir en ellos la mirada del mismo Cristo; les encorvan cada día más y sobre ellos ponen el peso de la ley, cuando podrían levantarles con la fuerza invencible del amor.  No comprenden el obrar de Dios, pero presumen de conocer y aplicar su ley: estos no han querido aceptar la invitación del Señor que les dice: Vengan a mí todos ustedes, los agotados de tanto trabajar, que yo los haré descansar. Lleven mi yugo sobre ustedes, y aprendan de mí, que soy manso y humilde de corazón, y hallarán descanso para su alma; porque mi yugo es fácil, y mi carga es liviana (Mt 11:29-30) y tampoco permiten que otros accedan a tal invitación.

Mas el Cristo vivo, ve, llama, toca, libera y devuelve la salud integral a quien, aun sin pedírselo, permite que Él obre y esto lo hace por encima de los que ponen obstáculos a la gracia, de quienes viven la triste esclavitud de una ley que pretenden cumplir sin comprender, y que siendo ellos mismos encorvados, no se reconocen como tales, pero en medio de sus retorcidos prejuicios sólo les alcanza la vista para identificar la paja en el ojo ajeno (Cf. Lc 6:41ss), estos que por su hipocresía, serán avergonzados.  El mismo Señor, nos reconoce como hermanos, miembros de la misma familia, endereza nuestra vida para que le demos gloria y le alabemos, superando las limitaciones de la ley deshumanizada y poniendo nuestra vida en el plano de la vivencia de la gracia.  La abundancia del amor de Dios alcanza para reconstruir nuestro proyecto de vida, levantarnos en dignidad el rostro para que le veamos y nuestra mirada repose de nuevo en el horizonte de plenitud que de su Reino nos quiere mostrar.  No más ver a pocos centímetros de nuestros ojos, con la limitada trayectoria de nuestros pasos, Él quiere que le veamos haciendo caminos y llevándonos a recorrerlos, quiere que su plan sea el nuestro, su voluntad lo que vivamos.  No importa cuántas miradas se posen sobre nosotros para juzgarnos, importa sólo la mirada de Cristo para rescatarnos.  No tienen peso los juicios que pesan sobre nosotros por parte de nuestros “hermanos”, importa sólo la misericordia de nuestro verdadero Hermano, Hijo del Padre que nos ha adoptado.  Nada nos hará encorvar de nuevo sobre nuestro propio pecado: ¡Cristo nos libera y endereza para seguir sus pasos!

Sabiendo que nadie puede limitar la gracia de Dios, la cual es derramada por igual sobre todos, los que están dentro de la iglesia y los que están fuera, incluso de la misma comunión de fe, ¿qué actitud asumiremos en adelante como cristianos/as frente al llamado del Señor a acoger y recibir a los más pequeños, a no juzgar, pues no nos ha sido concedida la autoridad para hacerlo, a dejar la hipocresía y ver por encima del pecado del ser humano la gracia que le es dada y el dador de ésta? ¿cómo ayudaremos a reencausar la iglesia para que sea efectivamente sal y luz del mundo y dé testimonio de Aquél que nos ha llamado de las tinieblas a la luz, de la muerte a la vida?

El Evangelio proclamado hoy concluye invitándonos, además, a no ser parte de los adversarios de Cristo, los que han de ser avergonzados, sino como su pueblo, alegrarnos de las muchas maravillas que realiza en nuestra vida. ¿Nos mueve en verdad y estamos dispuestos a dejarnos liberar y enderezar por el Señor o nos resulta más cómodo continuar poseídos por el espíritu de enfermedad que nos agobia y seguir en la vida encorvados?

El Dios de la vida, que ha puesto sus ojos en los corazones quebrantados, en los excluidos y rechazados, en las humanidades encorvadas y que llama con voz compasiva para tocar la vida entera de quienes están doblegados y enderezarlos, nos resulte cercano para que acojamos su gracia y obremos conforme a su modo de ser y actuar, en su nombre lo proclamamos. Amén.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s