PROGRAMA FINAL DE ENCIENDE UNA LUZ: 25 EMISIÓN TERCERA TEMPORADA “NOS QUEDA LA ESPERANZA”


Vigésimo quinto programa de la tercera temporada de “Enciende una Luz”, del 19 de octubre de 2017, sobre “La esperanza”.  Programa #87 desde el inicio del espacio. ÚLTIMO PROGRAMA DE ENCIENDE UNA LUZ – Con el Rev.  Nelson Celis.

Sé el cambio que quieres ver” Gandhi

Jeremías 29:11 “Sólo yo sé los planes que tengo para ustedes. Son planes para su bien, y no para su mal, para que tengan un futuro lleno de esperanza.”

1 Pedro 1:3 “Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que por su gran misericordia y mediante la resurrección de Jesucristo nos ha hecho nacer de nuevo a una esperanza viva”

Romanos 15:13 “¡Que el Dios de la esperanza los llene de todo gozo y paz en la fe, para que rebosen de esperanza por el poder del Espíritu Santo!”

Evangelio según san Lucas 12:49-56

***

Temas musicales: “La guerra del amor” (varios artistas); “Canción de la esperanza” (Cristobal Fones); Credo (Luis Enrique Ascoy)

Con este programa finaliza el espacio “Enciende una luz”, que durante más de 87 horas y por tres años motivó la reflexión sobre la vida para el pueblo de Dios, desde el escenario luterano.  Agradecemos a nuestros (as) oyentes y seguidores (as) su fidelidad, a la Congregación San Pablo, el sostenimiento del programa y al Rev. Nelson Celis, su sueño hecho realidad, su compromiso misionero desde los escenarios virtuales, su dedicación y el amor que puso en la preparación, producción, dirección, conducción del espacio que abordó variados e importantes temas y tuvo decenas de maravillosos invitados de diferentes países, perspectivas, experiencias  y ámbitos de la realidad. ¡GRACIAS! El Señor ha sido bueno con nosotros y estamos alegres.

Palabras finales del Rev. Nelson Celis:

Puede ser que mi vida se extinga y el aliento de mi ser se funda con la atmósfera; quizá no fui cambio ni transformación, quizá no haya aportado ningún logro al mundo, ni mi pensamiento haya tenido eco, pero estoy seguro que viví cuanto pude, que busqué ser coherente en un mundo gobernado por la mentira y que cuanto dije e hice – que no lesionó a otros -, es válido como pretexto para sentirme hoy liberado.

Soy insignificancia y olvido, como palabra escrita en la arena: mis sueños mueren conmigo, pero mi memoria se conserva en el corazón de quienes me aman.

Si nada de lo que hice tuvo sentido, la muerte resignifica mi historia.

Si parto, en realidad es porque ha terminado mi camino, no hay nada más allá cuando lo que se espera ya se ha dado en el itinerario de los deseos cumplidos.

Siempre faltará algo, siempre estará incompleto el relato, ¿qué cambia si hoy y no mañana?

Y así me declaro “palabra pronunciada” (quizá un pobre corolario).

NC

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s